Autoconocimiento liberador

Autoconocimiento liberador

julio 5, 2020 Trátate Bonito 0

El autoconocimiento es la base de la autoestima.  Nos permite reconocernos, aceptarnos. Nos permite liberarnos de presiones externas que nos tratan de encajar en comportamientos, tendencias, hábitos, que no corresponden a nuestra esencia y misión en este mundo.

El tratar de encajar produce ansiedad, frustración,miedo. Nos hacemos daño internamente tratando de ser lo que no somos porque no nos conocemos realmente a si mismo.

El autoconocimiento nos debe llevar a aceptarnos y querernos. Así es posible cambiar lo que debemos cambiar, aceptar lo que debemos aceptar y soltar lo que debemos soltar sin sentirnos culpables.

No se trata de rechazar lo negativo sino de analizarlo y tratar de mejorarlo, debemos tomar conciencia de nuestras fortalezas y potenciarlas. Es un proceso que requiere madurez y que nos acompaña toda la vida. 

El autoconocimiento requiere autoaceptación lo cual contribuye a elevar nuestra autoestima.

Si te fijas los anteriores tres conceptos usan el prefijo “auto” que significa: por si mismo. Depende de ti y nada más que de ti. Así que manos a la obra, trabaja en tu propio conocimiento.

Recomendaciones:

No te pongas etiquetas, no eres del tipo A o B. Todo se puede transformar, mejorar, soltar.

No trates de encajar, la presión social por ser lo que no debes ser puede desviarte de tu verdadera misión.

Pasa de las intenciones a las acciones.

Escribe, quién eres, como te ves en un futuro próximo y lejano y que estrategia vas a usar para lograrlo. Ten objetivos claros.

Presta atención a lo que sientes y que origina eso que sientes. 

Acéptate, quiérete y trátate  bonito

Comparto un fragmento de un libro titulado “When I loved myself enough” y escrito por Kim McMillen

“Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta y en el momento exacto y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene un nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver todo lo que acontece y que contribuye a mi crecimiento. Hoy eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo para realizar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada, inclusive yo mismo. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me ame de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable…, personas, situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó esa actitud egoísmo. Hoy se llama… amor propio.”

Suscríbete al Boletín de Trátate Bonito y recibe información positiva y de interes
para mantener el espirítu y la mente sana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.